Fuente: ADN India

La creciente influencia de los BRICS: una panacea para la difícil situación de desarrollo del pasado de África

¿El surgimiento de las economías emergentes y la formación de BRICS anunciarán algún modelo paradigmático significativo para el desarrollo sostenible de África? ¿O es la simple expansión del "gran juego" en África que los escritores occidentales quieren que creamos? La importancia de estas preguntas ha aumentado considerablemente porque a menudo se plantean en varias plataformas desde la época en que los países BRICS surgieron como una alternativa formidable para el paradigma de desarrollo de África frente a las potencias tradicionales como Europa y EE. UU.

Ahora surge la pregunta de por qué los países BRICS están participando tanto en África. En otras palabras, ¿por qué África sigue siendo un eje en la estrategia de los BRICS para mejorar su influencia en el mundo en desarrollo? Hay varias razones para esto. En primer lugar, los países BRICS necesitan los recursos naturales de África como el petróleo, el oro, los metales preciosos, el carbón y los vastos mercados, todos los cuales son cruciales para sus economías emergentes. Por ejemplo, India quiere diversificar la fuente de sus importaciones de petróleo y, por lo tanto, está mirando hacia el petróleo africano. En la actualidad, India importa 20% de su petróleo de países africanos ricos en petróleo. Las mismas razones son válidas para China, Brasil, Sudáfrica y Rusia. En segundo lugar, a pesar de los escépticos, el ascenso de África en la última década ha sido real, como lo demuestra el claro progreso del continente. Durante este período, las economías africanas han crecido a tasas altas y sostenidas, tanto que, a pesar del impacto de la situación económica mundial en curso, el tamaño de la economía africana se ha más que triplicado desde 2000. De hecho, África exhibe perspectivas sustanciales en múltiples sectores, con 2.6 billones de dólares de ingresos esperados por 2020 en recursos, agricultura, industrias de consumo e infraestructura, de los cuales trillones de 1.4 de dólares estadounidenses serán solo en industrias de consumo. El rápido ascenso de la clase media africana, que ya tiene el mismo tamaño que la India, hace que el consumo sea un importante impulsor del crecimiento económico en toda la región, y es una de las oportunidades más interesantes pero menos exploradas.imagens África.

Es en el contexto de las percepciones anteriores que BRICS continúa priortise África. El mayor aumento de la IED a África en los últimos años proviene de los países BRICS, que a su vez se están convirtiendo en actores importantes en la ayuda al desarrollo para África. India, China y Brasil tienen importantes programas de asistencia que van desde oportunidades de ayuda, exportación e inversión hasta la cancelación de deudas en los países menos adelantados (PMA) en África. China e India están proporcionando ayuda para proyectos para expandir y mejorar la infraestructura africana. Una visita a muchos países africanos muestra carreteras, pasos elevados, estadios, ferrocarriles, aeropuertos construidos por ingenieros y tecnócratas chinos o indios. El comercio entre África y los países BRICS ha crecido tan rápido que ahora incluso supera el comercio entre los propios países BRICS. Las estimaciones sugieren que el comercio total de BRICS con África alcanzó los US $ 340bn en los últimos años y tocará la marca de US $ 500bn de 2015. Aproximadamente el 60% de esto (US $ 300bn) comprenderá el comercio entre China y África. En realidad, existe competencia entre los estados miembros de BRICS con respecto a las inversiones en sectores lucrativos, más aún porque todavía tienen que forjar una agenda colectiva. La solución radica en crear áreas de colaboración y comunidad que puedan servir como ejercicios de aprendizaje para los respectivos intereses nacionales y regionales de los países BRICS.

África también se ha beneficiado significativamente de las inversiones de las economías emergentes en términos de comercio, ya que los precios de los productos básicos han aumentado significativamente. Los productos internos brutos de la mayoría de los países africanos han mejorado, y el continente que el Banco Mundial y el FMI alguna vez llamaron el "continente sin esperanza" ahora se percibe como "África en aumento" o "Leones en movimiento". Un informe del Banco Mundial, publicado en marzo de 2011, declaró que: "África podría estar al borde de un despegue económico, al igual que China fue 30 hace años e India 20 hace años".

El establecimiento del Nuevo Banco de Desarrollo (NDB; antiguo Banco de Desarrollo BRICS) en la Cumbre BRICS en Fortaleza, Brasil en julio, 2014 y la creación del Acuerdo de Reserva de Contingencia (CRA) han sido muy bien recibidos por la mayoría de los países africanos. Esto se debe a que el BND tiene el potencial de romper el dominio establecido del Banco Mundial y el FMI en los asuntos financieros de todo el continente. Los países africanos necesitan urgentemente un financiamiento para el desarrollo a largo plazo confiable y más barato, sin condiciones restrictivas del Banco Mundial y el FMI. El BND también podría ser una fuente vital de financiamiento para proyectos de infraestructura que los países africanos necesitan, además de financiamiento para la expansión de los sectores manufactureros en los países africanos, tan crucial para la creación de empleos y la eliminación de la pobreza. La mera presencia de un banco BRICS que no se adhiere a la filosofía de ajuste estructural del Banco Mundial y el FMI desafía en gran medida el dominio de Estados Unidos dentro del sistema internacional, y la institucionalización del banco BRICS señala una nueva fase en las relaciones internacionales.

El BND también puede desbloquear inmensas oportunidades para las empresas privadas de la India en África. La ausencia de una red financiera india fuerte y generalizada en todo el continente africano ha resultado extremadamente perjudicial para las posibles inversiones indias en África, tanto públicas como privadas. NDB ofrece una oportunidad para que India fortalezca su huella en todo el continente.

En resumen, la participación de los BRICS en África ha traído una nueva esperanza para el continente a través de un paradigma de desarrollo alternativo que respondería mejor a sus necesidades. Puede haber cierta aprensión sobre el posible papel de los países BRICS hacia África. Sin embargo, es una verdad obvia que las potencias emergentes actuales han articulado su deseo de una mayor cooperación con los países africanos sobre la base del interés y el respeto mutuos. En última instancia, el desafío que las potencias emergentes actuales plantean a la gobernanza global es de naturaleza cualitativamente diferente a la de años anteriores.